Profesorado de Ciencias Jurídicas U.B.A.
  08-CARACTERÍSTICAS DE LOS ADOL...-GABRIELA FAIRSTEIN
 
 
CARACTERÍSTICAS DE LOS ADOLESCENTES
GABRIELA FAIRSTEIN
 
 
La adolescencia es un momento evolutivo, caracterizado por la reestructuración de la identidad. La identidad construida durante la niñez debe ser abandonada y construir una nueva identidad.
La adolescencia es una etapa de transición, de cuestionamientos y de búsqueda. La identidad podría definirse (Erikson) como una sensación subjetiva de mismisidad y continuidad vigorizantes. Fierro explica que la identidad es la imagen psicológica que el individuo tiene de sí mismo: la autoconciencia o conciencia de la propia identidad, la cual es de naturaleza psicosocial e incluye elementos cognitivos.
La formación de la identidad es un proceso progresivo a lo largo de toda la vida, se inicia con el vínculo, dependiente con la madre, y que lentamente se va diferenciando, hasta establecer relaciones con otras personas. Este desarrollo tiene su crisis normativa en la adolescencia. Crisis concebida como un momento decisivo, periodo crucial de vulnerabilidad incrementada y potencial. (Erikson).
 
Adolescencia: etapa de reestructuración de la identidad
Urresti, supone que la adolescencia es el momento problemático en el que se consuma la madurez corporal, y se discute por primera vez la herencia familiar, en la constitución de la personalidad.
Es un periodo de crisis, en el que se abandonan las maneras habituales de situarse en el mundo de las edades y se asumen nuevas posiciones de rol.
Es una etapa transicional en la vida de las personas, en la que se atraviesa una crisis profunda.
Erikson, el periodo adolescente escenifica una crisis, un abandono, pèrdida, del cuerpo y el lugar de niño y por otro una búsqueda, la de la identidad en el mundo adulto.
En las sociedades como la nuestra, la crisis se manifiesta en el cuestionamiento que el adolescente hace del sistema de referencias que constituyen la identidad que se ha heredado de la familia.
 
Adolescencia: alta sensibilidad
El desprendimiento de la identidad infantil, genera una alta sensibilidad frente a la realidad. Aimismo, cuestionado el sistema de referencias, que constituyen la identidad que se ha heredado de la familia, la adolescencia es una etapa de alta sensibilidad y vulnerabilidad, por el progresivo desprendimiento de la identidad infantil, y la ausencia de una nueva identidad adulta ya consolidad, genera una mayor vulnerabilidad frente a los acontecimientos.
En la adolescencia, las emociones parecen vivirse de un modo más intenso que en otras etapas de la vida. La pelea con un amigo o amiga, puede ser vivida como algo terrible.
Urresti, señala que la adolescencia supone crisis, desorientación, pérdida de rumbos y dolorosa vivencia al tratar de encontrarlos.
Zelmanovich, sostiene que la vulnerabilidad del niño y la del adolescente no son equiparables a la del adulto porque el aparato psíquico del sujeto esta aun en constitución.
Urresti, diferencia entre un adolescente (aunque aparezca como adulto por las experiencias que ha vivido) y la de un adulto (aunque parezca adolescente por la estética que asume), está en su posicionamiento fáctico en el mundo de las generaciones, en el lugar temporal que marca la experiencia, que sitúa al sujeto en el mundo de la vida y que le indica las probabilidades de afrontar efectivamente la muerte.
 
Adolescencia: cuestionamiento al mundo adulto
La crisis adolescente (Urresti) se manifiesta básicamente, en el cuestionamiento que el adolescente hace del sistema de referencias, que constituyen la identidad que se ha heredado de la familia.
La adolescencia comienza en lo corporal con la madurez sexual y en lo psicosocial con el cuestionamiento de esta herencia recibida, y a través de búsquedas posteriores, afirma la necesidad de constituirse frente al mundo de los padres, en oposición y conflicto frente al mismo. La familia otorga una historia en la que se es individualizado, y la adolescencia supone el primer paso de construcción autónoma de esa nueva historia, que constituirá la nueva identidad.
El famoso conflicto generacional, pude ser entendido como la discusión de la herencia familiar y la progresiva decisión del sujeto, en la elección de lo que serán sus grupos de pertenencia. La adolescencia, coincide con la salida desde la familia hacia los grupos de pares, hacia la relación autónoma con otras instituciones o con la comunidad en general.
Konterllnik, coincide con la mirada que la adolescencia representa, el momento que se va dando una reestructuración, en la construcción de la identidad, y se van diversificando las referencias de otros (grupos, personas), más allá de los padres.
Fierro, explica que si el bien el problema y conflicto intergeneracional, forma parte del proceso de génesis de identidad, la crisis adolescente suele estar hoy en día ahondada y transida por la crisis de identidad en la sociedad, en la cultura.
Actualmente, la adolescencia está colocada en el lugar de modelo social y cultural. La adolescencia se va convirtiendo en un modelo social a imitar, que se extiende cada vez más por la acción del mercado, los medios masivos y la publicidad, que difunden como generalizable las características de su imagen, con lo que va dejando de ser una etapa, para convertirse en un estado permanente.
La adolescencia sería una forma de estética atractiva, que hasta los más viejos estarían imitándola, presión por lograr el cuerpo ideal, evitar el paso de los años, serian tendencias evidentes de la desvalorización por la que pasa hoy en día el ser adulto. (Modelización de la adolescencia).
El adolescente sigue necesitando contención y protección por parte de los adultos, dado el estado de vulnerabilidad y fragilidad en que lo coloca la situación de estar reestructurando su identidad.
 
Adolescencia: prueba y ensayo
En esta búsqueda, los adolescentes van asumiendo o adoptando circunstancialmente, diferentes identidades que ofrecería el mercado cultural. Así la adolescencia es entendida como una etapa de búsqueda de ensayo.
A través de procesos de identificación, los adolescentes ensayan distintos lugares en el mundo adulto, como quien prueba distintos disfraces o máscaras.
Zelmanoich, si bien los adolescentes pueden asumir circunstancialmente una identidad del mundo adulto, ”no son aquello que los nombra”, sino que están “ensayando” lugares del mundo adulto, ensayos que le permiten al sujeto entrar y salir de ese mundo hasta que pueda instalarse de verdad, esto es hasta poder sostener, en términos propios, la escena del mundo, asumiendo y afrontando las consecuencias de sus actos.
Estas identidades como ensayos, no puede olvidarse que se trata de identidades tomadas del mundo adulto. La adolescencia es el grado cero de la vida adulta, lo que implica que el sujeto ya está maduro física e intelectualmente para asumir roles de adulto.
 
Adolescencia: el papel del grupo de pares
Abandonada la familia como grupo de referencia y de contención, el adolescente encuentra en los grupos de pares, el espacio para ensayar y reconocerse, “hermanarse”.
Urresti, mientras transcurre la crisis, los adolescentes construyen espacios propios, con mayor independencia respecto de la mirada de los mayores, rearticulan los mecanismos de identificación.
Koternllnik, señala que los grupos de pares, representan una referencia importante en la construcción de la identidad adolescente. Efron, los grupos de pares son referentes de identidad, son un espacio de diferenciación en relación con el mundo adulto.
Podría decirse que el grupo de pares, funciona como una piel que contiene el sujeto. En la adolescencia, los grupos de amigos, funcionan como espacios para ensayar y reconocerse para hermanarse.
Urresti, es un mundo compartido, con una presencia marcada de miembros de la misma edad y género. Estos grupos, son los grupos de amigos y amigas más cercanos, que se reúnen a escuchar música, a compartir largas charlas, a hacer deportes, a planear salidas, a recorrer espacios. Esos grupos, son ámbitos de contención afectiva y representan espacios de autonomía, en los que experimentan las primeras búsquedas de independencia.
El grupo de pares, permite ensayar en forma más o menos protegida, a la vez que brinda cierta independencia de la mirada de los adultos. Los adolescentes construyen espacios propios, desde los cuales empiezan a transitar, en forma más autónoma, por las instituciones y van haciendo usos propios de los espacios sociales y culturales.


VOLVER AL ÍNDICE

Gracias por leerme!!! tu IP es 54.162.107.122
Esta Página ha recibido la siguiente cantidad de visitantes 35
Los visitantes hoy 6

 
  Hoy habia 6 visitantes (35 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=